viernes, 11 de enero de 2013

Al día un escrito

10
(Correspondiente al día 10 de Enero)

Creo que suele haber más personas desmesuradamente seguras de la existencia de dios que de esas otras que están desmesuradamente seguras de su inexistencia y creo que es desmesuradamente normal que sea así, puesto que quienes verdaderamente reflexionan las frecuentes preguntas relacionadas con el porqué de las cosas, son personas acostumbradas a dudar y quien duda no se conforma con conclusiones absolutas. Quienes dudan se encuentran siempre en un baile de sombras, haciendo equilibrismo en el hierro que une los platos de una balanza y un día se prestarán más a ser convencidos de unas determinadas ideas y otro día se dejarán llevar por quienes las contradicen, pero jamás darán su veredicto final, ya que están en contra de tal acto. Aunque incluso dudan de la razón que puedan tener en torno al beneficio humano que presta la  duda, es decir, dudan de su propia duda y del acto de dudar, pero al fin y al cabo dudan y eso les hace sentir incoherentes, pero no encuentran la manera de solucionar ese problema y algunos dejan de dudar y muere un poco de futuro para la humanidad en estos tristes días dudosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario