domingo, 27 de enero de 2013

Al día un escrito

26
(Correspondiente al día 26 de Enero)

¿Qué es la inteligencia? La inteligencia puede ser cualquier cosa, es así, pero tiene un significado “oficial” que todos o casi todos conocemos. La inteligencia actualmente,  también en el pasado y probablemente en el futuro, es la memoria, es la capacidad de almacenamiento de datos de que dispone tu cerebro. Esa es la inteligencia para el sistema o, como algunos prefieren llamarlo, para “la vida real”, ya que los frutos que obtengas en tu futuro dependen de la cantidad de veces que hayas sido capaz de traspasar los datos de un libro a un papel en blanco sin mirar el libro mientras escribes en el folio. No importa que todos esos datos se te olviden la semana siguiente al proceso de escribirlos en la hoja en blanco, lo importante es que no se te olviden en el momento de escribirlos en dicha hoja, luego puedes tirar todo a la basura y a nadie le importará. Es absurdo, pero es así, se valora nuestra capacidad para retener información, nada más. La sociedad considera inteligentes a quienes tienen altas capacidades memorísticas, ya que se considera inteligente a quien ha terminado unos largos estudios y tiene o puede optar a un empleo que le satisface. La sociedad no discute que las personas "inteligentes" tienen más derecho a una alta calidad de vida que quienes no estudiaron (los supuestos "tontos"), se da por hecho que debe ser así y se deja pasar esa injusticia.
Salvo quienes lo consiguen matando, robando, por suerte o a través de una idea verdaderamente ingeniosa, quienes han conseguido grandes sumas de dinero en esta vida, son quienes han optado a un “buen trabajo” posibilitado por una alta capacidad de retención de datos durante su época de estudiantes, pero, obviamente, pueden ser unos perfectos imbéciles, personajes degradantes e infelices.
Sé que me dejo muchas cosas en el tintero, pues estoy al tanto de que ahora (al menos en España), aunque seas un experto come libros, no tienes porqué conseguir un buen empleo, lo cual, aunque a algunos les duela, no me parece del todo mal pues, aunque se valorase la “verdadera inteligencia” y no la memoria para ofrecer un mejor o peor empleo, me parece una basura, pues nadie tiene la culpa de nacer con peores capacidades para asimilar las exigencias de este sistema y todos como seres humanos tenemos derecho a disfrutar igual de la vida independientemente de nuestra inteligencia u otras facultades, además, todos o casi todos tenemos nuestras peculiaridades que nos diferencian del resto ¿Qué peculiaridad (capacidad) ha de valorarse más? ¿La más útil? ¿Podemos establecer una jerarquía que nos indique que capacidades están por encima de otras y, por tanto, averiguar cuales son más útiles? ¿En qué basamos esa jerarquía? Ese es un papel que le corresponde a un poder que impere sobre todos los seres humanos y tenga la obligación de clasificar a cada individuo para no terminar derrumbándose, y ese papel lo representa muy bien el poder que hoy impera y que ya hace tiempo estableció la capacidad memorística (popularizada como inteligencia) como suprema facultad para facilitarse la tarea de establecer clases (Castas) (sin olvidar, por supuesto, que el poder económico es el gran determinante en la formación de dichas clases).
La inteligencia es la capacidad del individuo para amar, eso es la inteligencia y ni siquiera esa capacidad ha de ser lo que establezca una mejor calidad de vida para unos y una existencia baldía para otros. Nada ha de establecer esas diferencias, porque esas diferencias no deberían existir.
Los exámenes no son "educativos", no fomentan la formación integral del individuo, son meros informes para clasificarnos y seguir dominándonos, nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario