domingo, 6 de enero de 2013

Al día un escrito

6
(Correspondiente al día 6 de Enero)

Como siempre tengo sueño, veo la realidad como una desfiguración de mi mundo interior y escucho sonidos que no están ahí, escucho flautas que chirrían y violines que atormentan la mente. También veo colores allá donde es todo negro y nada se muestra, y llega un momento en que no sé donde me encuentro, pues es tan antigua mi incapacidad para aceptar lo real que ni siquiera he sabido juzgar alguna vez dicha realidad y aún no sé lo que es normal y lo que pertenece a los delirios del cerebro. Por ejemplo, ahora no sé si esto que escribo lo estoy relatando en sueños o si realmente lo estoy escribiendo en el mundo que dicen que existe aquellos de los que no estoy aún seguro de que existan, pero ya todo este asunto me trae sin cuidado, pues ahora vivo el presente independientemente de la realidad en que me encuentre y doy los pasos que el corazón me exige, aunque sean mis actos un desfile extravagante ante el juicio de los individuos normales de cada dimensión.
Es obvio que miento, que no tengo el problema del que he hablado, pero a veces me siento como un ente disperso que no conoce el universo en el que ha sido creado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario