lunes, 21 de enero de 2013

Al día un escrito

20
(Correspondiente al día 20 de Enero)

Me he pasado el día pensando sin querer pensar y al caer la tarde he intentado dejar la mente en blanco, pero cuando creí que lo había conseguido, me percaté de que estaba pensando en que había conseguido mantener mi mente en blanco y, por tanto, ya estaba pensando. Finalmente me he rendido y he dejado que mi mente, o lo que sea que piensa, piense, pero lo que piensa soy yo y aún cansado de pensar me es imposible parar, así pues, llegué a una conclusión, lo esencial no es dejar de pensar, lo esencial es dejar de ser consciente de que se piensa, pues sólo así es posible cierto descanso.
Lo mejor es dormir, el sueño es la cuna del cerebro y el acantilado que borra el camino de señales que hacemos seguir a nuestro pensamiento cuando estamos despiertos.

1 comentario:

  1. uaoo... te entiendo .. dejar de pensar a veces es un placer..yo me estoy entrenando en ello..y cada vez me gusta mas,sumergirme en mi calma,en mi dulce vacio..y solo sentir(me)... Aunque a veces cueste y no consiga parar el motorcillo de mi cabeza,muchas otras lo consigo y entonces sé que valio la pena intentarlo.. :D
    salud y alegria

    ResponderEliminar