miércoles, 26 de diciembre de 2012

Los días en Perú (Texto 11 - Final)

Escritos del Jueves 27 de Diciembre de 2012
Cuzco y fin
Aquí seguimos, de pie, esperando. Llegamos a la ciudad de Cuzco o Cusco, como quieran llamarla. Allí pasamos algunos días pensando en la manera más fácil de llegar a Machu Picchu, pero nunca llegamos, pues la furgoneta que nos acercaba hacia el lugar colisionó con otra parecida que venía en dirección contraria. Yo y todos los demás que viajaban quedamos sanos y salvos, pero mi compañera no era capaz de moverse y se quejaba de un fuerte dolor de espalda, se había fracturado una vertebra, así que, después de unos largos diez días en una clínica de Cuzco y guerreando contra alguna que otra empresa mafiosa, regresamos a España. Ahora ella guarda reposo y espera respuestas médicas que le ayuden a seguir adelante y yo estoy a su lado recordando las aventuras que hemos vivido en el Perú y pensando en los proyectos que darán vida y satisfacción a nuestro destino.
Mi conclusión está inconclusa, mi conclusión es que la memoria es la dueña de los sentimientos y ha forjado vilmente un gobierno sobre las pasiones, mi conclusión es que el azar no está escrito, pero se encuentra en nuestra contra porque hay quienes intentan escribirlo para todos y ha sido tal su ofensa que se manifiesta como un terrible demonio en los componentes resbaladizos de las pieles de los plátanos que ponen bajo nuestros zapatos.

Gracias a todas aquellas personas que han hecho de nuestra estancia en Perú una experiencia inolvidable, gracias por vuestro cariño y respeto, en especial a Rosita, un ser humano puro y digno que hizo posible mi vivencia en Lima escondiéndome de las instituciones sin corazón ni humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario